Reconocimiento Mundial para una “Perla”


Paseo del PradoLa “Lista del Patrimonio Mundial” es un registro de bienes culturales y naturales a los que la comunidad internacional reconoce un valor excepcional y universal; fue establecida por un Comité Internacional que toma en consideración las propuestas presentadas por los Estados partes de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural, aprobada por la Conferencia General de la UNESCO en 1972.
La Convención vigente desde 1975 fue acogida por todos como una fecha importante en la historia de la cooperación internacional, ya que se introduce el concepto de “Patrimonio Mundial”, cuyo alcance excede naturalmente las fronteras políticas y geográficas. Ha sido calificada de “Cruz Roja cultural en tiempos de paz”, la que se fortalece de año en año, formando ya una gran familia resuelta a proteger sus más preciados tesoros localizados en todo el mundo.
La Convención del Patrimonio Mundial en su larga y prestigiosa historia ha venido definiendo tres criterios esenciales para juzgar si un “Bien” puede ser incluido en la Lista: su valor universal (carácter único y valor singular como ejemplo representativo de culturas, o sea, un relevante ejemplo de la creatividad humana), su autenticidad o integridad (que pertenece al modelo original o se compadece totalmente con él; íntegro es lo que se integra al conjunto, armonía o integridad en su evolución) y la seguridad de su conservación (requiere normas, leyes de conservación del Bien, instrumentos de gestión y medidas de promoción). Estos parámetros permiten la evaluación y el reconocimiento de un patrimonio con trascendencia universal.
El proceso de valoración de las potencialidades del centro histórico de Cienfuegos para alcanzar tan alto reconocimiento se concluyó en el año 2002 y se aprobó la presentación de su expediente en la UNESCO en el 2003, lo que devino en su inscripción en la Lista Nominativa de dicha entidad. Este importante paso permitió la confección del Expediente Nominativo y a principios del 2004 su entrega al organismo internacional a nombre del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, del Ministerio de Cultura, para convertirse en la única propuesta cubana presentada dicho año.
Como culminación de un largo proceso valorativo que, a partir de la aprobación del Expediente presentado, contó con la visita de expertos internacionales y reuniones del Buró y el Comité Ejecutivo del ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios), se acordó la presentación a la reunión mundial de la propuesta cubana. La 29 sesión del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que sesionó en Durban, Sudáfrica, aprobó por unanimidad el 15 de Julio del 2005 al centro histórico urbano de Cienfuegos Patrimonio Cultural de la Humanidad, premio que corona la obra de muchas generaciones materializada de forma palpable en esta valiosa zona que nos identifica y nos llena siempre de sano orgullo. He aquí algunas de las razones que propiciaron incluirnos en tan selecta lista, hermanados por siempre con Machu Picchu, el Cuzco, la Gran Muralla China, la Estatua de la Libertad norteamericana, Quito, Venecia, La Habana Vieja, Trinidad, las pirámides de Egipto o los palacios de Versalles y el Vaticano, entre otros.

SIGNIFICACIÓN E IMPORTANCIA DEL CENTRO HISTÓRICO URBANO DE CIENFUEGOS

Ciudad que, con un halo de magia imperceptible seduce a todos, posee un centro histórico que delineó el marco de referencia física del cienfueguero y enraizó el amor perdurable por esta tierra de mitos, leyendas y realidades. Sitio privilegiado de la geografía nacional donde prevalece el ímpetu emprendedor de sus fundadores desde hace 186 años. Situada en el centro sur de la isla de Cuba con 48 Km2 y 153 687 habitantes, es Cienfuegos la única ciudad de Cuba y Latinoamérica del siglo XIX fundada por franceses bajo el dominio español.
Su elegante y perfecto trazado neoclásico, su trama ortogonal regular deviene en un exponente excepcional del urbanismo del período colonial, junto a la riqueza monumental y ambiental de sus edificaciones, conjuntos y espacios públicos que la cualifican y distinguen.
En 1995 el centro histórico urbano de Cienfuegos fue declarado Monumento Nacional; de los asentamientos existentes de la decimonónica centuria es el único en el país que ostenta esa categoría. Diez años después se declararon Patrimonio Cultural de la Humanidad setenta hectáreas (setenta manzanas). La zona histórica se caracteriza por:


Trazado rectilíneo y simétrico, orientado hacia los ejes cardinales.


Líneas de elegantes fachadas corridas a manera de bloques sin portales, excepción hecha en plazas y paseos.


Presencia de espacios públicos significativos como la antigua Plaza de Armas (actual Parque José Martí), núcleo fundacional de la ciudad y el Paseo del Prado, columna vertebral del conjunto, que constituyen espacios muy cualificados por su mobiliario urbano y el tratamiento de sus áreas verdes.


Edificaciones puntuales que se distinguen e integran a la armonía constructiva y ambiental del centro.


Buen estado técnico-constructivo e integridad formal y estilística, bajo el espíritu clásico.


Permanencia en el tiempo de las tipologías arquitectónicas originales.


Contenedor histórico de la vida cultural, política, administrativa y social de la ciudad desde hace 186 años.

La ciudad constituye un inigualable conjunto de valores en plena simbiosis con el mar, verdadero protagonista de su riqueza y singularidad física. De ahí su reconocimiento nacional e internacional como “La perla del Sur” y “La linda ciudad del mar”.
Su bahía, refugio constante de los más connotados corsarios y piratas de su tiempo, fue bautizada originalmente como “Bahía de Jagua” y “Gran Puerto de las Américas” sobrenombre que reconoce sus 88 Km2 de superficie en forma de bolsa y fue protegida desde el año 1745 por el castillo Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua.
Todos estos elementos convierten a Cienfuegos y a su centro histórico en un bien patrimonial sobresaliente por sus valores urbanísticos, arquitectónicos, paisajísticos, ambientales, naturales y comerciales, tanto en el país como en el contexto americano.

ANÁLISIS COMPARATIVO CON OTRAS CIUDADES SIMILARES

Entre las ciudades fundadas en Cuba durante el siglo XIX se destaca Cienfuegos. En ésta, la homogeneidad urbana y arquitectónica establece una coherente relación ciudad-mar de probado valor patrimonial.
Su trazado reticular es comparable al de otras ciudades del centro de Cuba como Sagua la Grande y Caibarién, otras de la región occidental como Cárdenas y Colón, en la zona oriental se destaca Gibara; sin embargo, en nuestro territorio prevalecen como en ningún otro, la integridad de sus valores patrimoniales y ambientales.
Fuera del territorio nacional la ciudad de Cienfuegos sobresale de sus congéneres del siglo XIX en América y el Caribe, resultado que se aprecia en las similitudes y diferencias existentes en ellas. En Colombia, Manizales y Salamina; en Venezuela, La Concepción (cerca de Maracaibo y Zaraza, en el estado de Guarico); en México, en el estado de Morelos, la ciudad de Zacatepec de Hidalgo; en República Dominicana, Barahona (primer tercio del XIX); en Panamá, Colón; Belo Horizonte y Petrópolis en Brasil; y Mar del Plata y La Plata en Argentina. Ninguna de las cuales ha trascendido a nuestros días con la integridad, autenticidad y conservación del ambiente patrimonial de Cienfuegos.
Se mantiene en su centro histórico la originalidad e integridad del conjunto, expresados en la cuadrícula urbana (que a partir de las Leyes de Indias fueron enriquecidas por las regulaciones francesas y norteamericanas), la estructura espacial y compositiva de los inmuebles, las paredes medianeras y el alto puntal, el uso de materiales y técnicas locales, el papel de centralidad urbana, el valor de conjunto y la convivencia armónica con las actuales funciones citadinas.
Este hito de las ciudades americanas del siglo XIX, trasciende las fronteras por su homogeneidad constructiva y estilística bajo la corriente clásica, donde a lo neoclásico se le incorpora un eclecticismo espectacular en fachadas, pavimentos, carpintería, herrería y vitrales, que definen un conjunto donde las modificaciones producidas desde 1819 son mínimas y no alteran la integridad ni la imagen del mismo; ésta se ratifica por sus extraordinarios valores patrimoniales que los singulariza dentro del concierto y la variedad de América.

CRITERIOS BAJO LOS CUALES EL CENTRO HISTÓRICO DE CIENFUEGOS FUE INSCRIPTO EN LA LISTA DEL PATRIMONIO MUNDIAL

a) II. Mostrar un importante intercambio de valores humanos sobre un espacio de tiempo, dentro de un área cultural del mundo, un desarrollo arquitectónico o tecnológico, planeamiento de ciudades o diseño ambiental o paisajístico.


El amplio desarrollo en la industria azucarera y la expansión urbana que se produce en el continente americano y el Caribe, la conversión de colonias en repúblicas (excepto Cuba), el incremento de la población negra y la aprobación de la Real Cédula de 1817 para el fomento de poblados y ciudades blancas, van a caracterizar el panorama de advenimiento del siglo XIX.

En ese contexto nace Cienfuegos, planeada y fundada el 22 de abril de 1819 por don Luis de Clouet y Favrot (natural de la Louisiana) y colonos procedentes de Burdeos, Francia, para convertirse en la única ciudad en Ibero América fundada por franceses bajo el dominio español, sello que la fomenta e identifica como la ciudad más afrancesada del país. Los aires de la ilustración y el Neoclasicismo se asientan en esta colonia a partir de lo mejor del pensamiento español y los postulados galos:
Estructura de retícula ortogonal regular de su trazado urbano en forma de tablero de ajedrez.


Calles rectas y amplias líneas de fachada corrida.


Plazas, plazuelas y paseos arbolados y rodeados de portales.


Grandes bloques urbanos en los que el valor arquitectónico se subordina al conjunto, haciendo trascender un asentamiento homogéneo, constructiva y estilísticamente.
Ruptura de la trilogía colonial reinante hasta entonces de plaza, iglesia y cabildo, con la inserción de los nuevos programas socioculturales del siglo XIX: hoteles, teatros, sociedades de instrucción y recreo, bancos, cementerios, etc.

Mientras en América se produce la ampliación o expansión de ciudades ya existentes o se fundan otras, es en Cuba y en Cienfuegos donde se produce el primer ejemplo significativo en la América hispana y el Caribe, de ciudad de nuevo trazado, donde se manifiestan con claridad las ideas de la modernidad, higiene y orden, a partir de la combinación de la influencia francesa y la presencia de nuevas corrientes ilustradas de la corona española.
Cosmopolitismo nacido desde su propia fundación, fusión e intercambio de valores de lo francés y lo español con lo criollo, norteamericano, africano y chino, simbiosis que refleja excepcionalmente la esencia del Caribe y que se unen en esta colonia, convertida en villa en 1829 y en ciudad en 1880.
La proliferación de consulados extranjeros nos habla también del intercambio de culturas, valores humanos y conocimientos, recibidos y reflejados en la propia ciudad y las obras edilicias que conforman al centro histórico.
Cienfuegos, debido a la magnitud de su producción y a su excelente puerto habilitado desde 1827, llegó a convertirse en la ciudad de nueva planta más importante en la exportación azucarera del mundo. El ferrocarril en 1847 articuló la ciudad con la zona portuaria y su imagen sur adoptó una identidad marinera. Complementan al centro histórico los valores de su entorno, muchos de ellos declarados Monumentos Nacionales y Locales como:
Paisajes arqueológicos prehispánicos.


Antiguos ingenios azucareros, paisajes e hitos culturales dentro de la Ruta del Esclavo en el Caribe.


Excepcionales cementerios (Monumentos Nacionales): Cementerio de Reina (colonial del siglo XIX) y el Tomás Acea (siglo XX).


Eclecticismo espectacular del siglo XX: el Palacio Azul, Club Cienfuegos y el exótico Palacio de Valle.


Punta Gorda y su linda arquitectura en madera.


El Jardín Botánico de Cienfuegos y su vínculo con la Universidad de Harvard.
La Fortaleza Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua y su poblado vernáculo.
Cienfuegos es una ciudad enteramente diseñada y construida en el siglo XIX, donde se manifiestan claramente los principios de urbanización más ilustrados de la época y un conjunto, íntegramente conservado, de relevantes edificaciones y espacios del XIX y XX de alto valor histórico y estético. Ratificando todos los planteamientos anteriormente expresados, en la Declaratoria de Patrimonio Mundial se inscribe de la siguiente forma:
El centro histórico de Cienfuegos muestra un importante intercambio de influencias basadas en la Ilustración Española y ser un ejemplo excepcional y adelantado de su implementación en el planeamiento urbano en América Latina en el siglo XIX.
a) IV. Ser un prominente ejemplo de un tipo de construcción, arquitectura, ensamble tecnológico o paisaje, el que ilustra significativas etapas de la historia humana.
El centro histórico de Cienfuegos es el resumen de significativas etapas del desarrollo de la localidad, nacida bajo los cánones del Neoclásico, su traza urbana ortogonal lo convierten en singular, dentro del repertorio de la región caribeña y americana.
Ha trascendido a nuestros días como un todo orgánico, donde se percibe la permanencia de la retícula urbana a partir del núcleo original, hacia todos los ensanches y ampliaciones del siglo XX. Exponente sin igual de las ideas de modernidad prevalecientes en su período fundacional, que conserva y lo hace trascender.
A lo largo de 186 años de existencia, en el centro histórico se produce un ensamble armónico y coherente de las diferentes épocas, donde reina el código formal clásico, primero el neoclásico, después el ecléctico en las primeras décadas del XX, cuando el área adquiere la mayoría de edad en su expresión arquitectónica, urbana y ambiental.
Inserción de obras edilicias del Art Decó y del naciente Racionalismo se incorporan al ambiente existente en el centro histórico, consolidado y reconocido ya dentro de la ciudad, expresiones físicas todas, abrazadas por el mar y su tradiciones marineras, que le otorgan un sello distintivo y atrayente.
Ciudad de torres miradores, cúpulas y frontones que, como guardianes, coronan, custodian y perfilan la imagen citadina, elementos identitarios por excelencia, que junto al extenso patrimonio construido definen un ensamble ordenado y único del conjunto urbano.
Al transitar por sus calles y respirar su espíritu se evidencia claramente que el nuestro es el centro histórico del siglo XIX poseedor de la mayor integridad, conservación y concentración tipológica de obras de valor patrimonial (81%) que lo hacen merecedor del máximo reconocimiento internacional.
Tomando en consideración los aspectos anteriormente reseñados, la Declaratoria lo recoge categórica e inequívocamente así:
Cienfuegos es el primer y excepcional ejemplo de un conjunto arquitectónico representativo de las nuevas ideas de modernidad, higiene y orden, en el planeamiento urbano desarrollado en América Latina del siglo XIX.

CONSIDERACIONES FINALES SOBRE UNA DECLARATORIA

Esta área condicionada históricamente constituye por derecho propio el corazón de “La linda ciudad del mar”, cualificado por su integridad y su conservación actual, junto a la permanencia en el tiempo de su estructura urbana original. Sobresalen sus elegantes plazas y paseos, sus tiras de fachadas corridas, que, como cintas escenográficas, nos hablan de este organismo vivo que ha mantenido siempre su centralidad urbana, como sello identitario de la próspera, culta y bella ciudad de Cienfuegos.
El centro histórico urbano de la ciudad de Cienfuegos conforma el símbolo de la identidad física y espiritual de la “Perla del Sur”, para quienes la viven y disfrutan o para quienes la visitan y quedan atrapados en sus mágicas y encantadoras redes.
De las 35 ciudades históricas que han sido inscriptas por América Latina y el Caribe, sólo Cienfuegos corresponde al siglo XIX, Brasilia al XX y el resto a los siglos XVI, XVII y XVIII. Desglosadas de la siguiente forma: América del Sur, veinte; América Central-México, once y en el Caribe Insular, cuatro (Santo Domingo, La Habana Vieja, Trinidad y Cienfuegos)
La trascendencia de esta declaración como Patrimonio Cultural de la Humanidad traspasa las fronteras de Cuba. Es un reconocimiento mundial al país por la alta valoración y defensa del patrimonio cultural de la nación cubana. Es un gran estímulo para los trabajos de investigación, conservación y restauración en el territorio. Significa además un gran apoyo moral para quienes, de una forma u otra, se han entregado afanosamente a la preservación de los valores patrimoniales. Este reconocimiento constituye un reclamo a salvaguardar con mayor entusiasmo, responsabilidad y un gran compromiso consciente de decisores, intelectuales, especialistas, técnicos, estudiantes y población en general, no sólo para los cienfuegueros y cubanos, sino para toda la humanidad, propietarios culturales del centro histórico de Cienfuegos.

Irán Millán Cuétara

Tomado de El Galeón.

Anuncios

5 comentarios

  1. It’s a shame you don’t have a donate button! I’d definitely donate to this superb blog!
    I suppose for now i’ll settle for bookmarking and adding
    your RSS feed to my Google account. I look forward to brand
    new updates and will talk about this site with my Facebook group.
    Chat soon!

    Me gusta

  2. An interesting discussion is definitely worth comment. There’s no doubt that that you ought to write
    more on this topic, it may not be a taboo matter but
    typically people don’t talk about these topics. To the next!

    All the best!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s