Biblioteca Provincial: entre el arte y la historia


Biblioteca Provicnial Roberto García Valdez

Su fachada imponente llama la atención de los visitantes: el antiguo Liceo de Cienfuegos, hoy Biblioteca Provincial de Cienfuegos es un símbolo inequívoco del esplendor que tuvo una vez la ciudad y que hoy todavía sobrevive en ella. El Renacimiento moldea su imagen exterior, en tanto el dórico antiguo da forma al interior, características plenamente acordes con su valor cultural. La carpintería de la fachada va enmarcada dentro del pórtico de mampostería; también aquí se dan cita los arcos de medio punto de madera y cristal. El techo tipo mansarda está decorado al estilo Luis XV. La parte alta muestra, en todo su rigor histórico, el escudo de Cienfuegos al relieve. La planta baja ostenta un portal con columnatas y un amplio vestíbulo que conduce a la escalera principal. Por todos lados se encuentran locales cerrados que una vez sirvieron de bar, de biblioteca o para juegos de mesa.

Hoy socorren tesoros bibliográficos. El segundo piso da lugar a un enorme salón con balcones a la fachada principal. La azotea funcionó en alguna fecha no precisada como Casino de Juegos. En la actualidad es el área de procesamiento de información. Así sobrevive, con honor, a los años el local donde reside la Biblioteca Provincial Roberto García Valdés.

Primero hubo de ser la Sociedad de Instrucción y Recreo Liceo de Cienfuegos. A inicios del siglo XX, el Liceo residía en una casona lujosa propiedad de Don Nicolás Acea. Pero, al morir el dueño dejó en testamento esta casa y la habitada por él para la construcción de escuelas públicas, con la supervisión de la Fundación Benéfica que lleva su nombre.

La directiva de la institución decidió entonces tener un edificio propio. Luego, El Señor Pedro Fuxá Seuret, su presidente, compraría con dicha finalidad, la finca 2754, ubicada en la esquina de la calle Santa Cruz y la Avenida Independencia.

Con la unión de los terrenos números 2755 y 4145, formaría la nueva finca 4146 de 30 varas de frente y 40 de fondo, originando el sitio en cuestión. El Liceo se reparó en 1953, específicamente, la instalación de las claraboyas en la cúpula sobre la escalera y la cúpula del salón de baile. En 1983 el desprendimiento del estucado del falso techo y las filtraciones exigieron nuevas inversiones.

El 25 de octubre de 1955 sus asociados consumaron el deseo de poseer salida al mar para sus fiestas y reuniones familiares. Obtuvieron la Playa Boca Ambuila, situada en el barrio de Gavilán. El edificio fue la última sede de la Sociedad desde el 31 de diciembre de 1921 hasta julio – agosto de 1961, cuando fue intervenida por las organizaciones revolucionarias locales. Pasó a ser ocupada por la Dirección Municipal de Cultural y unos años después, por la Dirección Regional.

Con la división política- administrativa de 1976 se instaló allí la Biblioteca Provincial, que antes ocupaba el ala este del Palacio de Gobierno. Ocurrieron solo algunos cambios en el orden interno de la edificación. Quedan en la historia los días coloniales de juegos y diversión para brindar al público lector cienfueguero obras procedentes de cualquier parte del mundo. Todos los grupos etáreos encuentran espacio para sus más disímiles preferencias, aquí donde el saber demanda horas.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s