Fernandina Radio y Bitácora de Jagua, valiosas herramientas de la Oficina del Conservador


Fernandina Radio y Bitácora de Jagua, valiosas herramientas de la Oficina del ConservadorLa Oficina del Conservador de la Ciudad de Cienfuegos representa, junto a la UNEAC y el teatro Tomás Terry, foco irradiador de Cultura en la provincia. No se concebiría la vida espiritual del territorio sin ninguna de sus tres instituciones, con la salvedad de sus distintos pesos específicos en el desarrollo de dicho sector. En el caso de la primera, la benjamina del trío, cobra mérito el hecho de intentar materializar dicha consolidación en mucho menos tiempo.

Los esfuerzos del colectivo han sido, y son, plausibles. El tan dinámico como emprendedor equipo al mando del Master en Ciencias y arquitecto Irán Millán Cuétara, Conservador de la urbe perlasureña, incide sobre diversidad de campos y segmentos, con el entusiasmo y la constancia ameritada por los tiempos.

Las acciones culturales realizadas esta semana en ocasión del décimo aniversario de la Declaratoria al Centro Histórico Urbano de Cienfuegos como Patrimonio Cultural de la Humanidad (las cuales consignó el propio Conservador en esta página, al tener la gentileza de escribirnos un artículo por la efeméride e incluyeron este 15 de julio la inauguración de la Sala Teresita Chepe en la Escuela de Oficios) no se circunscriben a una mera conmemoración. Resultan habituales.

Notable significado revisten igualmente el Proyecto Sendas u otras acciones o frentes de la Oficina a la manera del Muelle Real (escenario socializador del trabajo de promoción cultural de la Oficina), si bien merecen particularizarse —habida cuenta de su proyección y alcance— dos herramientas harto valiosas, a la manera de la emisora Fernandina Radio y el Boletín Bitácora de Jagua.

Propios y extraños escuchan la primera. La voz de la colega Roxana Aedo Cuesta en el éter del Bulevar es indicativa de un mensaje de cienfuegueridad, autoctonía, raigalidad.

Dicho mensaje enfatiza el orgullo identitario por formar parte de un colectivo social cuya historia se entreteje a la de la nación de forma, no por singular, menos orgánica. Cienfuegos es cubanía, Patria, criollismo. También particularidad propia, expresión focal de un modelo de entender el escenario vital en tanto espacio de amor hacia el cual generar el cuido necesario.

Los micrófonos de la radioemisora (celebró el décimo aniversario de la Declaratoria este miércoles mediante una emisión especial de la revista Desde el Bulevar) siempre han tenido en cuenta lo anterior, y a mi juicio constituye su principal acierto. Se trata de un medio de comunicación más, pero único en sí mismo dada su peculiaridad, el cual por lo anterior debemos preservar y asegurar su continuar en el tiempo.

Existe similar pasión por nuestra tierra, de consuno con innegable cuota de talento, tras la elaboración del Boletín Cultural Bitácora de Jagua. Sus articuladores han tenido la válida idea de sumar firmas de prestigiosos colaboradores, puesto que es política del inteligente la inclusión de los mejores saberes. Así, da gusto leer aquí a plumas de agudeza semejante a las de Aida Peñarroche, para citar un ejemplo de fuste.

El medio, difundido por la Oficina en soporte digital y bajo la edición de Carmen Capdevila, incorpora diferentes segmentos: Arte y Literatura (Melba Otero del Sol se ha encargado de facturar próvida aproximación a la memoria literaria local), Pinceladas (la crítica de arte Massiel Delgado Cabrera reseñó aquí desde la obra de Juan García Cruz hasta la de Adrián Rumbaut, entre varias otras), Patrimonio, Historia y tradiciones locales, la agenda de programación cultural del centro auspiciante y el Centro Histórico en general, Efemérides…

Apoyado en lo visual por el talento de Nelson Costa (espléndidas las portadas de la Bahía de Jagua y por el aniversario 270 de la Fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua, correspondientes de forma respectiva a las ediciones de febrero y marzo de 2015), u otros lentes como la del también colaborador Adrián Millán del Valle, el equipo creador de Bitácora de Jagua imprime al medio la delicadeza innata de su editora, su refinamiento y cultura.

La cara Carmita Capdevila —dirigida por Millán y acompañada por la coordinadora Jenny Macías, el diseño/realización de Idania Dorta y un team de redacción integrado por ella misma, la tan multimediática como eficaz Yusi Padrón y nuestra compañera Roxana— conforma cada mes un material ameno e instructivo de lectura, cuya generalización de empleo pedagógico sería pertinente de extender en el sistema de enseñanza local sin dilación.

 

Anuncios

Acerca de Sabdiel Batista Díaz

Licenciado en Periodismo, UCLV, 2007. Máster en Historia y Antropología, UCF, 2014.

Publicado el julio 14, 2015 en Alrededor de mi ciudad, Patrimonio inmaterial, Patrimonio material y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: