Pablo Ladislao Rousseau, personaje destacado de Cienfuegos

Pablo Ladislao Rousseau, personaje destacado de Cienfuegos


El 27 de Junio de 1859 nació en Cienfuegos Pablo Ladislao Rousseau. Era natural de Cienfuegos y sus antepasados fueron fundadores de la colonia Fernandina de Jagua.

Después de adquirir la enseñanza superior, ingresó como aprendiz en una imprenta y allí aprendió el arte tipográfico que ejerció durante los primeros años de su juventud.

Publicó a partir de 1883, trabajos en el periódico El Obrero que estaba consagrado a la defensa de las clases trabajadoras. Más tarde publicó y dirigió El Noventa y Tres y el diario Los Sucesos, aceptando el puesto de redactor editorialista de La Verdad cuando este periódico comenzó a publicarse en Cienfuegos en 1868.

En 1892 se trasladó a los Estados Unidos. Allí publicó El Radical, periódico separatista, algunos de cuyos artículos inspiró Martí.

Volvió a Cienfuegos en 1893 y su presencia fue denunciada por integristas que lo acusaron de ser un enviado de José Martí. Se hizo cargo en Tampa de la imprenta Cuba y del periódico de este nombre que era el órgano de la Subdelegación del PRC en aquella ciudad. Allí trabajó hasta 1897.

Tras el fin de la guerra, regresó a Cienfuegos. A su regreso a Cienfuegos funda el periódico La República, que fue el primer periódico defensor de los principios del Partido Revolucionario Cubano que vio la luz pública en esta provincia.

Escribió sobre todo artículos y ensayos de índole social y política. Fue coautor junto con Pablo Díaz de Villegas de la Memoria de Cienfuegos, ganador del premio en las fiestas del Centenario de la ciudad. Este fue un libro que muestra el gran amor e interés que sentía por su ciudad natal y fue publicado en 1920.

Falleció en La Habana el 12 de agosto de 1926, pero todavía su sigue siendo un clásico en los estudios históricos de Cienfuegos.

Fuentes:

Bustamante, Luis J. (1931). Diccionario biográfico cienfueguero. Cienfuegos: Imprenta Bustamante. Hernández y Hernández

Un comentario

  1. Interasante la semblanza. Gracias por traerla a colaciòn. Siempre pienso en el clarìsimo contraste entre los dos libros esenciales en la historigrafìa cienfueguera: las sendas Memorias… de Enrique Edo y, de Rousseau y Dìaz de Villega. Es que ambos sustentan sus respectivas obras en las encontradas percepciones. El uno, pro dominio español en Cuba y adulador de D’Clouet; el otro, del que se ocupa este trabajo, defensor de la autonomìa de la naciòn gestada y crìtico del despota Fundador.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s